logo

Aprender a educar. Aprender a ser padres

Nos preguntamos si ¿hace falta una escuela de padres? Antes no había estas escuelas y ahora si hacen falta. El mundo ya no es como era con nuestros padres y nuestros hijos van a vivir cosas diferentes a lo que nosotros vivimos. Es por eso por lo que no vale lo que ellos hicieron con nosotros, o por lo menos no es suficiente.  El mundo está cambiando y cambia muy rápido, además cambia todo el tiempo.


escuela padres 2El cambio es tanto que convierte el mundo en que vivimos en un mundo incierto. No es previsible y esto da a los padres una responsabilidad mayor por no podemos tener certeza de lo que va a pasar, entonces tenemos que usar nuestro ingenio,  ser más hábiles y empezar a ser educadores. La responsabilidad de los padres sobre la educación es muy grande y ésta la compartimos codo a codo con la Escuela, siendo los padres los principales protagonistas.


La sociedad en la que vivimos nos enseña que tengo que TENER para poder hacer y por tanto para poder SER. Pero esto no es verdad, el orden está invertido. Debemos ocuparnos de SER y entonces podré hacer y tener las consecuencias de lo que haces. La  clave está en educar para SER. Si preguntamos a los padres la mayoría nos dirán que lo que quieren para sus hijos es que sean felices.

 

Continuar leyendo

La comunicación familiar

Los padres y madres se hacen cargo cada día de una tarea de las más difíciles que podemos encontrar. Esa tarea es asumir la responsabilidad de la salud física y emocional de sus hijos, supone educarles de forma que se conviertan en personas autónomas, responsables e integradas en la sociedad. ¿Qué puede haber más difícil que esto? ¿y quién ayuda a los padres en esa tarea?

En esta tarea interviene la comunicación con el niño desde que son bien pequeños, una comunicación verdadera con sus emociones, desde la empatía.

 

Buenas relaciones con tus hijos

Muchas veces nos encontramos con padres preocupados por sus hijos en relación a cómo comen, cómo se comportan, si se cogen rabietas o no… e intentamos solucionar el problema concreto sin pararnos a pensar ¿qué necesita el niño y cómo es mi relación con él?. Y digo esto porque la VÍNCULACIÓN AFECTIVA que establecemos con nuestros hijos va a ser la base, en gran medida, de cómo se relacionen con los demás, cómo se comporten, cómo sea su aprendizaje y cómo sean.

Por ello es tan importante pararnos a pensar cómo nos relacionamos con él, qué necesita y qué puedo yo ofrecerle como padre o madre.

Una primera pregunta que podemos hacernos como padres o madres es ¿qué quiero yo para mi hijo y cómo puedo dárselo? Seguramente las respuestas sean: que sea feliz, que sea buen

a persona, que estudie y tenga un futuro…

Continuar leyendo

Quiero ayudarte

¡Espero que podamos vernos pronto!