logo

Un buen regalo: Conócete, acéptate, supérate.

Después del tiempo de Navidad y regalos, ahora toca dedicar un poquito de nuestra atención y pensar en un buen regalo para uno mismo. Todo se resume en una frase de hace ya mucho tiempo, del siglo IV “Conócete, acéptate y supérate” (S. Agustín). Son tres palabras que unidas adquieren un gran sentido y que si llevamos a la práctica pueden convertirse en el mejor regalo que podemos hacernos a nosotros mismos y por consiguiente a los que nos rodean.          

 Conócete: Hay muchas personas a las que resulta difícil conocerse, ponerle nombre a las cosas, a sus sentimientos, a las experiencias que vive, a su manera de ser.... Para ello es necesario pararse un rato, dedicarme un tiempo único y tranquilo en el que pueda preguntarme ¿quién soy yo? Soy alguien único, con mis fortalezas y debilidades, con mis zonas de luz y mis zonas de sombras, pero ese soy yo. Necesito saber cómo me manejo en el mundo, qué me pasa por dentro y sobre todo qué es aquello que me hace único y especial.

Continuar leyendo

Quiero ayudarte

¡Espero que podamos vernos pronto!